12 jun. 2012

EL TRIPLE FILTRO

Vista parcial de la ciudad de Oruro

Por. Medina Calabacero
En menos de una semana, nuestra fría, pero hermosa ciudad (Oruro-Bolivia), que seguro también fue vista por  otros como yo, que no tienen nada mejor que hacer que deambular por las calles; fue, por decirlo náuticamente,  inundada de decenas de letreros de CLAUSURADO, por omisión a emitir facturas en también decenas de establecimientos de toda índole. Restaurantes, librerías, ferreterías, ni hablar de farmacias y hasta humildes fotocopiadoras. Se entiende. (Hasta yo). Todo el mundo debe emitir facturas. Sino, cómo crecerá nuestro País? Pero aun así, no soy el primero ni el último en preguntar, como incrédulos otros ciudadanos también lo hacen  a voz en cuello… ¿Y cuándo a los comerciantes de electrodomésticos del mercado Fermín López????... y me respondo, y también les respondo, por si les interesa… ¡parece que nunca! . En fin, o como diría mi compadre Alfonso , que vivió tres meses en Virginia, ¡ Anyway...! No es ningún secreto que ese sector mueve muchísimo, pero muchísimo dinero. Simplemente deténganse a eso de las diez de la noche en cualquiera de las calles que circundan este millonario mercado, sin agraviar los riquísimos apis que aún están baratos,  y vean como se descarga camiones enteros de televisores, lavadoras y todo cuando nuestro bolsillo pueda imaginar algún día poder comprar. Realmente, se necesita un capital bastante grande para comercializar ese tipo de mercadería. O dígame si no le dolió comprar ese nuevo LCD que adorna su living?, ahora multiplíquelo por cien... mejor por mil! O sino vean solamente un anuncio de matrimonio, de alguno de estos nuevos empresarios de la tecnología,  emitido nada menos que por televisión local, en el cual se invita hasta los residentes de Sabaya en Marte, con cuatro o cinco orquestas de moda, y dos o tres bandas ( de las mejores). Así, hasta da gusto casarse!  Pero eso sí. Parecería que ni uno solo de esos locales comerciales recibió siquiera una tarjetita de visita del Servicio de impuestos, ni mucho menos un letrero de clausura. O  es que acaso estos “entrepeneurs” han optimizado los sentidos y son capaces de olfatear cuando esos encubiertos y ficticios compradores se acercan… o será que el presupuesto asignado a estos funcionarios no supera los cinco bolivianos y no pueden comprar una simple radio canchera  y evidenciar que no se les emitió factura. (¡Umm! ¡Seguramente por eso es que clausuraron tantas fotocopiadoras!).  O que será?. Por lo pronto estos prósperos comerciantes seguirán preguntando… ¿Con o sin?

No hay comentarios:

Publicar un comentario